MEDIADOR

Un mediador es aquel profesional que se dedica a facilitar que se solucionen disputas a través de la mediación, ofreciendo asistencia a los implicados para encontrar una solución beneficiosa para ambas partes. 

¿Qué es la mediación? Es la resolución de conflictos entre dos partes, que de manera voluntaria solicitan la ayuda a un tercero, siendo éste el mediador. Este profesional debe ser cualificado, neutral e imparcial en su asesoramiento. Su labor principal consiste en facilitar que se alcance un acuerdo entre las partes por la propia decisión de éstas.

El procedimiento tiene como objetivo evitar que se alcance la vía judicial para un mayor bienestar de las partes, así como aligerar de carga a los juzgados.

La mediación trata asuntos en materia civil y mercantil, excluyendo en todo caso distintos ámbitos como: laboral, penal, con las Administraciones Públicas y en materia de consumo.

¿Por qué acudir a un mediador? Este medio de solventar conflictos posibilita el alcanzar un acuerdo de una forma más eficaz y económica que la vía judicial, pues, como todos sabemos, la justicia es muy lenta y costosa.

Si quieres conocer más salidas profesionales de la carrera de Derecho, descárgate la GUÍA GRATIS “Salidas Profesionales de Derecho” . Son 63 páginas donde te explico todo tipo de salidas, consejos imprescindibles, cursos, másters…  😉

 

 SALIDAS PROFESIONALES

Puedes ofrecer tus servicios como mediador de forma autónoma.

También puedes considerar la mediación como complemento a otra actividad, ya sea en tu despacho de abogados, administración de fincas, etc.

 Colaborar con entidades o despachos de abogados ofreciendo tus servicios.

 

¿CÓMO SER MEDIADOR?

REQUISITOS
Título oficial universitario o de formación profesional superior
Formación en mediación impartida por instituciones acreditadas 

 Condiciones para ejercer: Artículo 11 de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

 FUNCIONES DE UN MEDIADOR

Estos son las tareas más comunes que realiza un mediador: 

 Facilitar la conciliación de las partes en el proceso para conseguir un resultado satisfactorio para todos.

 Asegurar una comunicación eficaz y nítida, ofreciendo el turno de palabra y explicando las posturas.

 Permanecer neutral, independiente e imparcial durante todo el proceso de mediación.

 Serenar mediante técnicas de mediación a las partes en caso de crecer la tensión.

 Funciones: Artículo 13 de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.

 

CONSEJOS Y COMPLEMENTOS PARA TU CV

  FORMACIÓN EN MEDIACIÓN: Realizar un Máster es la mejor opción si quieres enfocarte profesionalmente en la mediación jurídica. Aprenderás técnicas en mediación y a desenvolverte en las situaciones cotidianas que requiere la profesión, además de las pautas y procedimientos a seguir.

 

 CURSOS: Si no te interesa realizar un Máster, también tienes disponible la opción de realizar cursos específicos en Mediación. Para poder ejercer, éstos deben ser ofrecidos por instituciones acreditadas.

 

INGLÉS: Salvo que te dediques a mediaciones con personas de otras nacionalidades, a priori no parece imprescindible tener un nivel alto de inglés, pero…¡ojo! Nunca sabes las vueltas que puede dar tu carrera profesional, así que te recomiendo que lo aprendas independientemente de si lo vas a utilizar. Tener un NIVEL ALTO DE INGLÉS ES IMPRESCINDIBLE para la mayoría de ofertas de empleo. 

¿Qué nivel es recomendable? Las Universidades exigen acreditar el nivel B1 en inglés para obtener el título de Grado, pero te aconsejo que te saques como mínimo el B2, siendo recomendable el C1 o C2 para no estar vetado en ningún puesto.

CONSEJOS: Si sigues estos consejos antes de finalizar la carrera, ten por seguro que estarás más preparado y tendrás más opciones de acceder al mercado laboral.

Prácticas: Realízalas en cuanto te sea posible (veranos, vacaciones,…), acércate a los lugares donde te gustaría trabajar y plantéales la posibilidad o puedes preguntar a profesores y que te asesoren. Seguramente no cobres, pero es el momento de aprender e ir adquiriendo experiencia, que te vendrá muy bien para el futuro.

En resumen, ¡MUÉVETE!, no esperes al último curso. La experiencia relacionada antes de acabar la carrera está MUY VALORADA.

 Habilidades sociales: Un mediador debe ser algo más que un experto en leyes, también debe dominar ciertas habilidades, aquellas que marcan la diferencia entre un buen profesional y uno mediocre.

¿De qué habilidades hablo? comunicación, oratoria, asertividad, empatía,…

Más consejos: Recomendaciones generales para que puedas sacar el máximo potencial a la carrera y el tuyo propio.

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? Anímate y escribe un comentario 😉

Artículos Relacionados